Qué hacemos

El Centro Vida Nueva nació en respuesta a una necesidad social que golpeó Navarra en la década de los 80, la toxicomanía. Un grupo de personas drogodependientes pidieron ayuda en una parroquia y un equipo de 4 voluntarios decidieron acogerlas altruistamente en sus casas y ofrecerles ayuda social.

Pronto, debido al aumento de las solicitudes de ayuda, se vio la necesidad de dar una estructura asociativa al proyecto. Así, el 13 de enero de 1988 quedó constituida y registrada la Asociación Cristiana Vida Nueva como entidad sin ánimo de lucro, teniendo como objetivo general la acogida y la rehabilitación de personas socialmente excluidas.

Con el paso de los años las necesidades sociales que llamaron a la puerta fueron variando, pero atender cualquier petición de ayuda es uno de los principios de la asociación que permanece inalterable. Este principio ha dotado al centro de una gran flexibilidad y ha permitido crear los proyectos de intervención adaptados a las necesidades sociales que se han ido presentando y sus diferentes problemáticas, teniendo todas ellas como factor común el trabajar en la persona.

Debido a la gran demanda de ayuda social, el centro Vida Nueva abrirá sus puertas próximamente en Huesca para poder atender las necesidades sociales en el Alto Aragón.

 

PROYECTOS DE INTERVENCIÓN:

ACOGIDA

Se atiende a personas en situación de emergencia social y vulnerabilidad alta, que se encuentran sin hogar y con imposibilidad de sostenerse económicamente por sus propios medios. Encajan en esta descripción inmigrantes sin permiso de trabajo asentados, personas que por diversos motivos no pueden acceder a la Renta de Inserción Garantizada, mujeres que han sufrido violencia de género, minorías étnicas y culturales…

ACOGIDA FAMILIAR

Situación análoga al programa anterior, pero dirigida a familias o parte de las mismas. Un colectivo de especial atención son las familias monoparentales; en su mayoría, mujeres con escasa cualificación profesional y con algún menor a su cargo.

TRASTORNO POR DEPENDENCIAS

Se incluyen aquí personas en situación de exclusión social que presentan como factor agravante el haber sufrido dependencias adictivas de diversas naturalezas (ludopatía, tóxicos, sexuales, nuevas tecnologías…) y mantienen en el momento de su solicitud de ingerso riesgo de recaída en la dependencia. Mayormente, por consumo de tóxicos.

TRASTORNO MENTAL

Personas en vulnerabilidad por trastornos mentales leves o moderados que, tras valoración por los servicios psiquiátricos públicos, no precisan de internamiento en una institución especializada, pero que, sin embargo, es necesaria. Sin embargo es necesario trabajar en la inserción social de estas personas, ya que con el paso del tiempo, sin una ayuda adecuada ocurre que evolucionan hacia una exclusión social permanente. Ejemplo de esto son personas con tendencia a la depresión.

TRASTORNO DUAL

Personas que tienen un tratamiento psiquiátrico, como las personas atendidas dentro del programa de “Trastorno Mental”, pero con el agravante de haber sufrido un brote psicótico debido a una adicción de comportamiento.

 

EXISTEN 3 VÍAS DE INGRESO

Servicios Sociales de Base:

Como puerta de acceso a la ayuda social el Servicio Social de Base deriva, según las necesidades detectadas, a las personas en riesgo o situación de exclusión social al Centro Vida Nueva.

Centro Hospitalario (Centros de Salud Mental, Hospitales de día y Clínica de rehabilitación):

El Trabajador Social de dichas instituciones se pone en contacto con la Trabajadora Social del Centro Vida Nueva y, junto al equipo médico, se evalúa la posibilidad de atender y ayudar a la persona en vulnerabilidad dentro de la Asociación. Si la valoración es positiva se procede a realizar ingreso.

Solicitud directa: 

Del interesado o de la familia.