«Porque nada hay imposible para Dios»